Conferencias de motivación #Vivirenloalto

Perdí mi pierna para poner los pies sobre la Tierra

Mi Historia

Mi nombre es Kathy Pico y tengo 45 años. Quiero contarles como perdí mi pierna para poner los pies sobre la Tierra.

Superando la discapacidad

En este Blog podrás encontrar información sobre la Ley de Discapacidad. Además información sobre los beneficios que te corresponden como persona discapacitada.

Charlas y coaching

Si estás viviendo una experiencia de dolor o desmotivación es hora de encontrar un modelo positivo real para impulsarte a atravesarlo y vivir en lo alto.

Prensa

Este es un espacio de agradecimiento a todos los periodistas por la difusión de una historia de vida, desde el amor y la positividad.

Galería

Estas fotografías reflejan la pasión que sentimos por la vida y los momentos que hemos compartido en nuestra amada montaña, el lugar donde bailan los espíritus.

Apoya este proyecto

Si estás interesado en colaborar con este proyecto contáctanos. Necesitamos compartir este mensaje con más personas.

Mi Historia

Perdí mi pierna para poner los pies sobre la tierra
Cuando tenía 38 años me diagnosticaron cáncer, era un sarcoma sinovial del tobillo izquierdo. Hoy, a los 45 años luego de haber atravesado toda esa obscuridad y dolor, puedo declarar absolutamente convencida, que esto ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida. Esta breve declaración solo puede mostrar lo triste que fue mi vida hasta ese momento. Ese 19 de septiembre del 2009, caí en cuenta que estaba estudiando y trabajando de 10 a 18 horas con jornadas completas de lunes a domingo, tratando de ser exitosa. La lógica era que si estudiaba y trabajaba mucho; iba a ser una gran profesional, en una gran corporación, con grandes ingresos y en consecuencia, iba a ser feliz. En el tratamiento, sobrevivir a una quimioterapia ya es un logro, si el tumor deja de crecer o disminuye aunque sea milímetros es un éxito. ¿Cómo no estallar de felicidad? si los médicos declaran que no existe metástasis (significa que el cáncer no se ha regado y está localizado en un solo sitio); y si todo iba así, sería mejor decidir amputar parte de mi pierna donde se alojaba un gran tumor y liberarme del cáncer. El mismo que me estaba enseñando a valorar las cosas más sencillas de la vida, como respirar sin esfuerzo o morder una manzana sin dolor crónico. Hoy 7 años después, soy absolutamente feliz, sin una pierna, con dos gatos y aprendiendo a ser deportista. Ya corrí 15 kms y en el año 2017 quiero hacer mi primer maratón, subo montañas y continúo con mi trabajo, aunque ya no es el motor de mi felicidad como una vez creí. Por cierto, olvidé comentar que soy un Contador Público Autorizado. Aprendí que si tengo vida y salud todo se puede lograr, más aún si tienes fe, empiezas a ver los milagros día a día. Mi testimonio no quiere decir que tengo la fórmula para curar el cáncer, solo quiero que las personas que necesitan consuelo lo encuentren, que puedan mirar un modelo positivo que les permita tener esperanza e irla aplicando cada día.
Katherine Pico
Deportista & Coaching

Conferencias de motivación

Si estás viviendo una experiencia de dolor o desmotivación, es hora de encontrar un modelo positivo real para impulsarte a atravesarlo y vivir en lo alto.

Factores para ganar

Enfocada en ambientes empresariales

Soy contador con especialización en auditoría, cuando atravesé mi proceso de cáncer me di cuenta que intentaba traducir mi experiencia a términos financieros. Empecé a entender que existe un factor no cuantificable financieramente en la vida, pero que es tan importante que puede alterar el resultado, a tal punto que define el éxito o el fracaso de un ser humano.

Derechos y discapacidad

Enfocada en personas con discapacidad

Nací completa y hace 7 años por una enfermedad catastrófica perdí parte de mi pierna izquierda y desde ese momento soy persona con discapacidad. Esta charla está orientada a personas con discapacidad, a través del reconocimiento y la aceptación de nuestras fortalezas, así como de nuestros derechos y obligaciones para generar una sociedad mejor.

Prensa

Las historias de los ecuatorianos Katherine Pico y Holguer Vélez fueron de las más emotivas del documental. Para Pico, quien tenía 45 años al momento de la producción, fue la primera vez escalando. Durante los entrenamientos se declara atemorizada por el desafío físico y sicológico que representa enfrentarse a las montañas. Las enseñanzas de humildad y de persistencia motivan las lágrimas de emoción y de agradecimiento en Pico hasta el día del estreno.

Ana Cristina Alvarado

Kathy Pico is hummingbird tiny, hummingbird fast. Growing up in Quito, the sky-high capital of Ecuador, she’d always loved to run. But by 18, she’d developed a mysterious, chronic pain in her left leg. She limped for years until, finally, doctors diagnosed a tumor in 2009, and told her she’d have to undergo chemotherapy and an amputation below the knee. Her boyfriend left her, and her family panicked. She’d long supported them by working as an accountant, and amputees in Ecuador struggle against stigma, their families often hiding them from public view. She told them she had no choice: “It’s not a cold, it’s cancer.”

Vanessa Hua

Cuando supo que el cáncer había invadido su pierna, en septiembre del 2009, pensó que la enfermedad la mataría. Cuando se la cortaron, llegó a creer que sería imposible volver a caminar. Pasó siete meses en cama. Sus músculos desaparecieron y llegó a pesar 70 libras. La quimioterapia hizo que su cuerpo se debilitara tanto que pensó que sobreponerse sería imposible. Hoy cuenta entusiasta que no solo camina sino corre y escala montañas. Y contra todo pensamiento, Katerine Pico suelta una frase lapidaria: “El cáncer ha sido la mayor bendición de mi vida”.

Evelyn Jácome

Cuando camina, el cuerpo de Kathy se contonea un poco hacia la derecha. Para su entrenamiento diario lleva una blusa deportiva sin mangas y un pantalón corto que deja ver el contraste entre su pantorrilla izquierda poco bronceada y la prótesis de fibra de carbono negra, robótica. Para ella es casi un sueño que la hayan aceptado en la Maratón de Chicago en el primer intento. “Hay gente que intenta todos los años y no logra entrar”, dice la ambateña de 45 años, quien ha vivido en Quito desde que era niña.

Paola Carrillo

CONTACT

Si estás interesado en colaborar con este proyecto contáctanos. Necesitamos compartir este mensaje con más personas.