Obstáculos para ejercer mis derechos como persona con discapacidad

Quiero contarles algo que me sucedió este lunes 6 de marzo del 2017 en el Centro de Salud  de Cotocollao. Necesitaba obtener mi certificado de idoneidad para conducir y con este renovar mi licencia de conducir. Mi cita era a las 8:30 am pero empezaron atender a las 9:30 am porque se encontraban en reunión y no se nos informaba a que hora reiniciaban la atención. Finalmente, en la consulta, me atendió una doctora quién me informó que lamentablemente no me iban a otorgar este certificado, por un tema de calificación por discapacidad intelectual, no me permitió explicarle mi solicitud y me indicó que saliera. En ese momento le comenté que llevo ejerciendo mi profesión normalmente y conduciendo un vehículo desde hace 9 años; mi intelecto no tiene ningún problema ni me he visto involucrada en accidente o daños personales o materiales como conductora, en ese momento saqué la Ley para que me explique en que punto de la misma estaba esta restricción.  Llamó al sicólogo, le indicó que me encontraba ahí con la ley en mano y que no quería entender que no me iban a proporcionar este documento, luego de lo cual me indicaron que subiera a la consulta de este doctor.

El doctor me explico que mi carnet actualmente tiene el porcentaje del 43% y que fue emitido en el 2014; conformado por discapacidad física 32%, trabajo social 4% e intelectual 7%. En ese momento, me indica que existe un error en mi carnet porque no tengo discapacidad intelectual y que es sicosocial, y que si quería conducir no debería tener ningún punto en esta discapacidad; al respecto, le pedí que me indiqué en su manual en donde está esta restricción, que a la final no la encontró. Le comenté que mi discapacidad física prevalece sobretodo, adicionalmente yo mantengo a mi hermana que tiene una discapacidad auditiva y fue diagnosticada con esquizofrenia, en total ella tiene una discapacidad del 60% y yo la mantengo. Por último, le sugerí que se ponga en mi lugar al tener 38 años, ser diagnosticado con cáncer y tomar la decisión de amputar parte de su pierna, lo menos que uno puede estar es triste. El médico me indicó que todos los carnets emitidos en los años 2013 y 2014 en ese dispensario debían ser revisados debido a que probablemente se otorgó más porcentaje y el afectado era el estado. Finalmente me dejo claro que él no me iba a otorgar el certificado, llamo a  la dirección nacional y le indicaron que debían revaluarme.

En la evaluación me dieron la noticia de que ahora tengo 36% de discapacidad y que ya perdí todos los beneficios de la ley de discapacidades, exceptuando el de ser parte de una empresa como persona con discapacidad y poder conducir. ¿Es una broma?. No comprendo como es posible que sucedan este tipo de situaciones ante un grupo tan vulnerable como somos las personas con discapacidad. Mi objetivo como el de muchas otras personas no es obtener beneficios por lastima, quiero acceder a mis derechos.

Con el dinero que recupero del IVA, repongo todos los componentes de mi prótesis de alta tecnología que no se producen en el país, continuo trabajando para mantener a mi hermana que es otra persona con discapacidad y entreno para representar a mi país en la Maratón de Chicago este año. En resumen quiero seguir siendo productiva y considero que ese era el objetivo de la Ley de discapacidades.

Kathy

Leave a Reply

Your email address will not be published.